· Hablamos inglés y alemán ·

¿Por qué sedamos a veces a los gatos?

En Amigato Clínica Felina nos preocupa el estrés de nuestros pacientes (¡¡y sus cuidadores!!) y hacemos todo lo posible por evitarlo llevando a cabo un trato amigable del gato con certificado de garantía. Nos esforzamos para que ni tu gato ni tu lo paséis mal logrando así que la experiencia de acudir a nuestra clínica sea lo más positiva posible para ambos.

Parte de este trato amigable con el gato consiste en reducir y evitar situaciones desagradables para nuestros pacientes mediante el el uso de diferentes protocolos de sedación que logran de forma muy segura evitar malas experiencias al gato en determinadas situaciones.

En esta entrada al blog os vamos a explicar en que consiste la sedación, por qué en ocasiones sedamos a nuestros pacientes felinos, como se lleva a cabo la sedación y como de segura es, como se recuperan los gatos después y que cuidados necesita. Por último os daremos algunos consejos para tratar de evitar que vuestro gato necesite sedarse.

istockphoto 1273269534 612x612 1
¿Qué mejor forma de enfrentarse a las situaciones adversas que de la forma más relajada posible?

¿EN QUÉ CONSISTE LA SEDACIÓN?

La sedación es el estado de calma, relajación o somnolencia alcanzado en el gato gracias al uso de la combinación de diferentes fármacos.

Mediante la sedación nuestro gato simplemente se relaja y no padece el estrés asociado a determinados procedimientos que pueden resultarle desagradables o estresantes para él, sin llegar del todo a perder la consciencia. Es importante tener en cuenta que una sedación no es una anestesia, sino más bien se trataría de una fase previa aún más segura ya que además es de menor duración.

eco
En ocasiones es recomendable sedar al gato a la hora de llevar a cabo una ecografía de abdomen

¿PORQUE SEDAMOS A VECES A NUESTROS PACIENTES FELINOS? 

Una de las premisas en Amigato es lograr que la experiencia de nuestros pacientes felinos sea lo más positiva posible para ellos así como para sus cuidadores. Para ello ponemos en práctica toda una serie de medidas y procedimientos bajo la denominación de manejo o trato amigable con los gatos. 

Una de esas medidas necesarias en ocasiones para reducir el estrés y el sufrimiento del gato durante su visita a la clínica es precisamente la sedación.    

En ocasiones por ejemplo se llevan a cabo procedimientos que pueden ser molestos para el gato aunque no necesariamente sean dolorosos. Un ejemplo podría ser la realización de una ecografía abdominal en la cual durante unos 20minutos se presiona con una sonda de cierto tamaño sobre el abdomen del gato que suele estar boca arriba, necesitándose que el animal se mantenga inmóvil (incluso cuando apretamos con la sonda en ciertas zonas incómodas) para poder obtener imágenes de calidad que sean de utilidad.   

Otros ejemplos de procedimientos donde puede ser necesario sedar a un gato podrían ser la extracción de sangre u orina en gatos muy estresables o bien a la hora de llevar a cabo por ejemplo un estudio radiográfico completo.     

¿COMO LLEVAMOS A CABO LA SEDACIÓN DE UN GATO? 
 A la hora de sedar a un gato se diseña un protocolo individualizado en función de sus características y del procedimiento en cuestión para el cual se requiere dicha sedación. Factores como el peso del gato, las patologías que padezca o pueda padecer, el grado de estrés que presente el animal, si el procedimiento en cuestión puede ser doloroso para el animal, la duración del mismo… todos estos factores son tenidos en cuenta de cara a lograr una sedación segura y eficaz. 
 
Se combinan diferentes fármacos a muy bajas dosis para conseguir así los efectos beneficiosos de cada uno (sedación, amnesia, analgesia, relajación muscular…), evitando así también los efectos adversos del uso de dosis más altas.  

De este modo el gato lo único que siente es un leve pinchazo similar a cuando le administramos una vacuna. Esto hace que al no “pelearnos” con el gato su experiencia y viaje a la clínica sea lo más positivo posible y no recuerde experiencias negativas en siguientes visitas evitando así también que esté receloso en los siguientes días y le guarde “rencor”. 

gato 1
El protocolo de sedación debe adaptarse a las características de cada gato

¿CÓMO DE SEGURA ES UNA SEDACIÓN? 
 En Amigato llevamos a cabo procedimientos de sedación modernos y seguros mediante el uso de fármacos de última generación y sobretodo individualizando cada caso.  

Además llevamos a cabo una vigilancia y monitorización estrecha de cada gato que sedamos, controlando sus constantes en todo momento (con especial interés a su temperatura) y comprobando que se recupera con normalidad antes de darle el alta.  
 
En ocasiones contamos además con la posibilidad de revertir el efecto de la sedación mediante el uso de un antídoto que acelera el proceso de recuperación cuando así lo deseamos. 

Todas estas medidas conllevan a que la sedación en nuestra clínica sea un procedimiento MUY seguro, incluso en gatos muy enfermos.  

estufa
Es importante mantener a nuestro gato en un sitio cálido a la hora de su recuperación

¿CÓMO SE RECUPERAN LOS GATOS TRAS LA SEDACIÓN? 

Tras la sedación de tu gato éste se irá recuperando poco a poco en las siguientes horas volviendo a la normalidad y pudiendo hacer vida normal (comer, beber…) sin problema.  
 
Si hace rato que lo hemos sedado estará aún más despierto que si lo hemos tenido que sedar hace poco en cuyo caso solemos ayudarnos de un antídoto para revertir su efecto y acelerar así la recuperación.  

Es posible que ya en casa lo puedas notar algo más tranquilo o relajado de lo habitual, es normal. Si aún está algo sedado es importante que lo acomodes en un lugar cálido para que se termine de recuperar sin enfriarse, en especial en los meses más fríos. 

¿CÓMO PUEDO EVITAR QUE MI GATO NECESITE SEDARSE? 

Aunque es cierto que hay procedimientos donde dicha sedación es imprescindible, en ocasiones, con un buen manejo del gato puede evitarse muchas sedaciones. 

Dicho manejo amigable con el gato no es solo importante en la clínica por parte del profesional de la clínica sino también por parte del cuidador tanto antes como durante el viaje a la misma. 

Si quieres ayudar a que tu gato lo pase lo mejor posible a la hora de venir a la clínica y existan menos posibilidades de que tenga que sedarse, te recomendamos que veas nuestra entrada titulada “Cómo evitar que tu gato se estrese al viajar a la clínica”. Te recomendamos poner en práctica todos los consejos de la entrada y recuerda además que si tu gato es bastante estresable, siempre puedes solicitarnos una medicación ansiolítica (no sedante) para administrarle por boca antes de acudir a nuestra clínica la cual. Dicha medicación ansiolítica junto con el resto de medidas descrita hará que sea menos probable que tengamos que sedar a tu gato. 

gato relajado
El cuidador juega un papel importante a la hora de evitar que un gato tenga que sedarse

Bueno Amigatos, esperamos que este artículo os sirva para conocer y entender un poco mejor el procedimiento de sedación que en ocasiones llevamos a cabo con nuestros pacientes felinos. Así logramos como hemos visto reducir su estrés y hacer la visita a nuestra clínica lo más positiva posible. 

Para cualquier cosa que puedas necesitar relacionada con tu gato no olvides que puedes ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

¿Te ha gustado?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest